BLOQUEO

© ESTUDIO ABAD FOTOGRAFÍA

Paseamos por Vedado para encontrarnos con Valeria en la esquina de la calle 23 y curiosear en los puestos del mercadillo de artesanía.

Vamos bajando y nos topamos de frente con una enorme valla publicitaria en la que podemos leer:

“Un día de bloqueo equivale a 139 ómnibus urbanos”

 Valeria, periodista curtida en varios medios cubanos, y que trabajó como corresponsal en distintos países -en todos los del bloque soviético- mira la valla y sonríe, con esa sonrisa cínica con la que siempre habla del Gobierno Revolucionario de su país.

Le gusta polemizar y aprovecha todas las ocasiones para criticar las actuaciones de los hermanos Castro, a los que detesta, pero sus críticas van dirigidas contra el Gobierno de los USA, porque ella, como todos los cubanos, está en contra del bloqueo.

  • – Y sin bloqueo? habría los ómnibus suficientes para solucionar el grave problema de transporte que vive la isla?
  • – Que hubiera sido del Gobierno Revolucionario, como viviríamos sus aciertos y como justificarían sus errores sin poder achacárselos al bloqueo?
  • – Donde estaría hoy Cuba, que tipo de país y de sociedad sería sin los vetos internacionales?
  • – No nos dieron la oportunidad de poder comprobar si otro modelo funciona y ahora en un momento de crisis financiera, no tenemos alternativas.

El bloqueo es uno de los elementos de cohesión de todos los cubanos, todos, hasta los más críticos con el régimen están en contra del aislamiento internacional, y viven cotidianamente las estrecheces y los perjuicios que les causa.

Valeria sigue su discurso militante antibloqueo.

  • – Es necesario que se eliminen las sanciones y el bloqueo impuesto por los USA para que la situación se normalice en Cuba, el bloqueo tuvo un efecto muy diferente, en lo interno, al pretendido por sus más acérrimos defensores, y de hecho parte de la disidencia cubana de Miami hace tiempo que se plantean la eficacia de la medida.
  • – Somos como el último reducto de las tensiones derivadas de la Guerra Fría con la desaparecida Unión Soviética, y ya no son tiempos……………………………………….

Tarde de café cargado y oscuro como las nubes que amenazan lluvia y tormenta, tarde de conversación y de debate con una mujer que defiende y explica su disidencia desde la inteligencia y el respeto, tarde Habanera, mojada y caliente.

©Mabel Pérez Simal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *