Y QUE VA A PASAR CHICO?

Cuba-contraluz-BN-IMG_008

El 21 y 22 de marzo de 2016, Barak Obama Presidente de los USA viajó a Cuba, y ayer 25 de marzo actúan por primera vez los Rolling Stones en la Habana.

Me hubiera gustado estar allí, ver todo lo que sucede por las calles, lo que se habla en los cafés y en las barras de los colmados, que sensaciones tienen y que esperan, la incertidumbre de los cambios necesarios junto con la alegría de que todo lo que los limita pueda desaparecer, el fin del bloqueo…… parece imposible y quizás sea real. Me imagino también la fiesta, la alegría, la emoción y el rok and roll de los Rolling, y a miles y miles de personas asistiendo al concierto de unos rokeros mayores, si, pero conservando todo su don de la oportunidad y el espectáculo.

Como me hubiera gustado estar en La Habana.

Intentando ver todas las imágenes vía Internet y pensando en todo lo que está sucediendo, recordé uno de los viajes a Cuba en el que de distintas formas nos encontramos con debates y opiniones sobre el cambio, siempre presente en el horizonte, borroso y poco claro, pero que siempre estaba ahí.

Un cambio precedido por muchos otros cambios que lo propician y lo acercan, el viaje de Obama se empezó a gestar mucho, mucho antes de que los idus de marzo del año 2016 lo llevaran a La Habana.

Esperamos el ascensor del Hotel Riviera. Un modernísimo aparato cuando lo instaló en su hotel el mafioso Meyer Lansky en 1958 y que hoy continúa activo con su lenta y quejosa subida para recogernos en el piso número quince.

El Hotel Riviera fue construido por Lansky en la época en que Cuba era como una finca privada para las sociedades norteamericanas, y a partir de la Ley Seca entre 1919 y 1920 floreció un turismo basado en el consumo de alcohol, el juego y la prostitución. La sociedad ideal para un personaje como Lansky.

La lenta bajada en el ascensor nos permite observar a nuestros compañeros de viaje, y escuchar las tímidas conversaciones que tienen entre ellos.

En una esquina una joven camarera del hotel, tímida y con uniforme, intenta pasar desapercibida hasta que una mujer mayor, cubana pero no residente en la isla, se dirige a ella y le dice:

  • – Ahora cuando se muera Fidel, ustedes van a poder decidir como quieren vivir.
  • – No, no se va a morir, el Comandante se va a poner bueno
  • – La mujer insiste: Ya, pero cuando algún día suceda, ustedes tienen que pensar que esto puede cambiar, deben de estar preparados para cambiar de vida, para mejorar.
  • – No, no hay ningún problema, se va a poner bueno, se va a recuperar, ya lo verá usted.

Agosto de 2008, estamos en casa de Danilo y en una noche cálida y estrellada de La Habana comentamos un artículo de David Brooks publicado en La Jornada, y titulado “Llega la transición para los cubanos…….de Miami”.

Parece que las cosas están cambiando entre la comunidad cubana en Miami, están esperando a las próximas elecciones federales en noviembre, en las que varios candidatos demócratas intentan desbancar la hegemonía mantenida durante ocho legislaturas por los tres diputados cubanos y republicanos.

Los argumentos manejados por los demócratas son el cambio demográfico, por el cual los cubanos ya no son mayoría entre la comunidad latina, el generacional producido entre la propia comunidad cubana y también la coyuntura política desfavorable al gobierno republicano.

Raúl Martínez, candidato demócrata, comenta “siempre se destaca, cuando se habla de latinos, que separan al cubano y dicen el latino vota demócrata…pero al cubano lo tienen identificado como otro tipo de hispano, republicano, recalcitrante y conservador… y eso se había cimentado con la posición contra Fidel Castro, y el apoyo al bloqueo. El cubano que llegó aquí hace 15 años tiene relación con sus familiares en Cuba y los quiere visitar, quiere enviarles dinero, y hoy en día ya es ciudadano estadounidense”. O sea, justo los que rechazan las políticas que les impiden mantener una relación con la isla ahora empiezan a votar.

Martínez explica que para los cubanos que llegaron más recientemente o nacieron aquí, sus preocupaciones son el precio de la gasolina, la economía, la guerra de Irak, un seguro de salud, la vivienda pública o la educación. Dicen, “esperen un momentico, me han estado engañando con la política republicana recalcitrante sobre Cuba, no ha pasado nada en Cuba, y mira la situación económica que tenemos aquí”.

Otro candidato demócrata Joe García asegura que los cubanoestadounidenses están en contra de las medidas promovidas por George W. Bush y la comunidad cubana de Miami, que limitan las visitas a Cuba a una cada tres años y el envío de remesas a sus familiares. “Bush por primera vez hizo lo que ningún otro presidente había logrado, dividir a la comunidad cubana, y dividirla contra la posición histórica”.

Muchos se están cuestionando las actividades de la Fundación Nacional Cubano Americana y la dirección mantenida históricamente por Jorge Mas Canosa y sus herederos, después de 50 años no hay los cambios que prometían y se preguntan en que se gastaron millones y millones de dólares destinados por los sucesivos gobiernos de USA para ganar la batalla a Cuba.

Como dice García: “Si los fondos eran para formar sociedades civiles en Miami, han sido muy eficaces”, pero nada más.

Danilo escucha las noticias con mucha atención, siempre muy atento a lo que sucede y cuentan en relación con la isla.

  • – Claro que me alegraría de la victoria demócrata en las elecciones en USA, para nosotros sería mejor, sin duda, creo que deberíamos de mejorar las relaciones con nuestro enemigo del norte, pero tenemos que negociar el precio. No a cualquier precio.

Antes tener un familiar en Miami era un poco vergonzoso, era un traidor a la revolución, una persona que escapa de Cuba atendiendo la llamada de la sociedad capitalista, hoy veo a los cubanos que tienen familiares en Miami, y que están encantados con las remesas que reciben cada dos o tres meses y que los convierten en cubanos afortunados, privilegiados con respecto al nivel de vida y de economía de la isla. Y me comentan que no están molestos con ellos, respetan su opción y te hablan con orgullo del trabajo que tienen en Miami, en España o cualquier otro país. Se muestran respetuosos. Cada uno elige y tiene la oportunidad, no son juzgados. Mantienen la relación de afecto que tenían y sus envíos son un gran regalo para sus familiares. Es una suerte tener un familiar que envía dinero a la familia, en La Habana y en Tanganika o Marrakesch.

Seguimos en la casa de Danilo comentando, y en la terraza de al lado varias vecinas que recogen retazos de nuestra conversación, comentan:

-Oye mi amor, tu que crees que suceda si se muere el comandante y las cosas cambian?

-Tu crees que los que se fueron cuando la revolución volverán a La Habana?

-Y si intentan recuperar sus casas?

-Pero mi amor, si ellos allá ya tendrán una buena casa, para que van a querer esta, que está viejita…………………

Seguimos con el balanceo de las mecedoras mirando la noche estrellada de La Habana, disfrutando del calor y en silencio con nuestros pensamientos. Supongo que estarán pensando en su futuro, yo pienso en esta maravillosa forma de relación, de intromisión, de vida en común cubana, espero que sea cual sea ese futuro no la pierdan.

© Mabel Pérez Simal

 

 

 

 

2 pensamientos en “Y QUE VA A PASAR CHICO?

  1. Ana

    Es fascinante ver a qué velocidad se producen los cambios en Cuba, después de tantos años de inmovilismo. Volvemos allá antes de que no se la reconozca?

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *