Y EN ESTO LLEGÓ INTERNET…

cuba_img_0763

Internet, a pesar de las dificultades, está presente en Cuba y forma parte de ese espacio de libertad, de información y rebeldía que protagoniza la juventud, pero también es un lugar de comunicación y ventana abierta al mundo imprescindible para las y los profesionales de la medicina, la ingeniería o las artes.

La población cubana, tan formada, disfruta navegando en los Cibercafés salpicados por las calles de La Habana, y se apasionan con las posibilidades de las zonas wifi. En las escuelas, los hospitales, centros de trabajo y Universidades acceden a Internet buscando información en la red, “y te la pasas rogando para que no te envíen archivos de peso que se cuelgan”. Hace un mes se publicaba en Cibercuba el comienzo de las pruebas de internet en los hogares, unos dos mil de la Habana Vieja disfrutarán del acceso por cable. Una novedad que entusiasma a la mayoría ya que, hasta ahora solo estaba permitido para profesionales, periodistas, académicos e intelectuales, previa autorización.

Una amiga, Rosanna, nos decía que para ella una de las más importantes repercusiones del bloqueo estadounidense había sido la falta de conexión a Internet. Cuanto se equivocaron de nuevo los yanquees. Las dificultades de conexión, la no disponibilidad del cable limitó durante mucho tiempo la expresión de muchos cubanos y cubanas, que encuentran en internet el único medio de expresión no gubernamental que se da en Cuba.

Podemos leer las crónicas que desde La Habana nos cuentan en sus blogs miles y miles de hombres y mujeres, jóvenes y mayores y pro-revolución y aquellos que la critican permanentemente. Hay blogs bien hechos y con poesía, que hablan de música o de deportes, de la muerte de Fidel o de lo que pasará en la isla con la llegada de Donald Trump, ¿hará también un muro en el mar?. Que cuentan lo que sucede cada día, como viven en Cuba cada cambio y cada nueva duda, los que reclaman libertad de prensa y elecciones y los que se preocupan por si tienen que devolver sus casas y si sus hijos podrán ir a la Universidad. Leerlos es la mejor forma de saber lo que allí sucede, eso sí, sabiendo quien nos lo cuenta y buscando diversas opiniones.

Quedamos en un bar de Habana Centro con Rosanna y con Vladimir, un joven moreno, guapo y delgado, rapero y cubano. Le brillan los ojos cuando, mientras tomamos un café, nos va contando todas las peripecias por las que pasó para poder poner su blog en marcha.

En primer lugar la discusión en casa porque sus padres no lo entienden. A su padre le parece poco revolucionario que su hijo se pase el tiempo sentado delante de su ordenador portátil intentando conectarse con el mundo, un mundo muy desconocido y que les genera desconfianza. Y Vladimir nos cuenta como les convenció, como sentó a su padre delante de su portátil y le explicó.

  • Y el portátil de donde lo sacaste?
  • Me lo envió una amiga que tengo en Barcelona, se vino aquí de vacaciones y fuimos un poco novios. Cuando vino su hermana me lo trajo.
  • Y su hermana también fue tu novia?
  • Un poco, solo unos días.

Le entusiasma navegar, no puede hacerlo todo el tiempo y espera ansioso el momento de conectarse, buscar grupos de rap, ver sus fotos y bajar las letras de sus canciones, dice que estimulan su creatividad. Viéndolos a ellos se inspira para escribir y crear sus ritmos y compases aprendiendo de tantos músicos de otros lugares.

A él no le interesa la política, no, tiene amigos que opinan sobre la situación de Cuba y critican a la revolución, pero él no, a él solo le interesa la música y rapear sus poemas.

Después de un rato charlando con Vladimir entendemos su pasión y su necesidad de conectarse a esa ventana abierta al mundo.

Hace unos años, en un Congreso de Periodistas en La Habana, hablando de tecnología de la información, alguien mencionó el hipertexto, Fidel siempre atento a las novedades preguntó ¿que cosa era eso?

Y le explican:

  • Mire, Comandante, supongamos que usted está leyendo en la pantalla algo sobre Cuba y en el texto aparece subrayada o en otro color la palabra “cultura”, si hace clic en ella puede aparecer otro texto con la palabra “africana” y si hace clic en esta encontrará “poesía antillana” y de seguro pasará lo mismo con el nombre de “Guillén”, y si hace clic ahí resaltará la “Elegía de Jesús Menéndez” y si hace clic en “movimiento obrero cubano” lo remitirá a….
  • No sigas, le detuvo Fidel, ya sé por qué es difícil entenderlo, porque es el infinito.

El infinito, si, un infinito en el que están inmersas las personas jóvenes,  y no tan jóvenes, que a través de sus blogs nos hacen llegar sus inquietudes,  opiniones y  rebeldía.

Hace unos días que se murió Fidel Castro, todo un símbolo en su país, en América Latina y en todo el mundo. Una de las personas más mitificadas y admiradas y denostadas y criticadas, seguramente la persona a la que más veces intentaron asesinar. Una persona y un personaje que alcanzó un nivel de relevancia mundial, siendo un dirigente de una pequeña isla del Mar Caribe. Que defendió la posibilidad de la existencia de otro sistema económico sostenible desde el punto de vista ambiental y del ser humano,  que gobernó su país con firmeza y contraponiendo un pensamiento único a otro. En poco tiempo se retirará su hermano Raúl, fiel a Fidel y a la Revolución y con él finaliza la era de los Castro iniciada en el año 1959, y comienza un nuevo tiempo con la llegada de una nueva generación post-revolución.

Las cosas cambiarán en Cuba, sin duda, y el futuro será bueno, sin duda también, todo ese capital humano sobradamente preparado lo garantiza.

©Mabel Pérez Simal

 

Un pensamiento en “Y EN ESTO LLEGÓ INTERNET…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *